Multiplicar

Sería eso, y no lo de los panes y los peces!!

IMG_20200411_135906

Etiquetado , , , , , ,

Un trocito de Primavera

primaveralibre

Ahí afuera la primavera está preciosa, exuberante. Libre. Somos completamente prescindibles. Quizás también tu lo pienses y compartamos, sin saberlo, el mismo hueco en un confinamiento voluntario. Quizás.

SOLEDADES

arbol

Hay juegos que encierran soledades. Carencias envueltas en euforias desmedidas. Ilusiones desgastadas sin consumir. Pero… ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo salir de un individualismo mentiroso y complaciente? ¿A qué agarrase cuando ciego de flaqueza todo es áspero? …

Ojala tengas siempre cartas, ocultas en cajones de memoria, que alivien tu tristeza y un hermoso lugar donde leerlas.

 

 

Etiquetado , , , , , , , ,

Mirada

mio

María Zambrano: “El que ha sabido mirar, siquiera sea un árbol, ya no muere”.

Tres deseos

Tres deseos de navidad y año nuevo:
Que los números se vuelvan locos y las probabilidades se inviertan.
Que se desvanezcan las ausencias y los vacíos revienten.
Que las esperas sean más cortas y los abrazos más largos.

FELICES FIESTAS

2

 

Etiquetado , , , , , ,

Desconsuelo

Ojalá, querida amiga, hoy pudiera aliviar tu desconsuelo.

Hay palabras que duelen al decirlas. Son poderosas. Salen desde las tripas cubiertas de espinas y te desgarran las carnes a su paso. Hay voces, hermana, que solo con pensarlas te sacuden. Que te exigen vacío al pronunciarlas y se estampan en muros invisibles. Hay verbos que es preciso consumir para aprender a vivir con sus ausencias

tere.

Etiquetado , , , , , , ,

Querida amiga

Me decías: “No tengo capacidad emocional para más amigos”. Ahora que envejezco, a mí, me pasa lo mismo. Lastima que tú ya no puedas saberlo. TQ

22

Etiquetado , , , , , , ,

Sencillez

1

Me gustaría que también tu sonrisa fuese efecto de un recuerdo compartido.

Etiquetado , , , , , ,

Premio

Pasear en otoño trae sorpresas. El viento arremolina las hojas secas y las amontona en los abrigos. Ese tapiz de belleza enroscada me invita a sentarme. Acomodada en los limbos, ajenos a cualquier prisa, te pienso. Quizá te sueño. Un instante después, un eterno segundo y retomo mi paseo. Entorno los ojos para mirar al sol cada vez más de soslayo. Cuando llega la tarde vuelvo a casa y a cuatro pasos de mi calle, sosegada y madura, te veo.

5

Etiquetado , , , , , , ,

Sueño

canal

En ocasiones me cuesta diferenciar entre sueño y realidad. No soy muy original, lo sé.

Me despierto e intento no moverme en absoluto para que esos “sucesos o imágenes que se representan en la fantasía de alguien mientras duerme”– según la RAE-, no desaparezcan de mi mente. Trato de recrearme en la película, de saborear ese estado de duerme-vela; pocas veces lo consigo. El ruido de mi pensamiento entra por cada fisura del sueño y se mezcla con él. Me da placer modelar mi fantasía. Pero cuando el alboroto es tanto que me despierta definitivamente, no sé que hay de cierto en mi recuerdo. Unos días, la duda se mantiene un buen rato y me paso la mañana a un palmo del suelo, otros en cambio, es tanta la algarabía que me da de narices con la rutina.

Etiquetado , , , , , , ,

El Parque Natural de Tamadaba

Llevo a Gran Canaria en el corazón y hoy tengo el alma rota por el olor a fuego que me llega desde allí.

En las noticias he oído el nombre de uno de los pinares más bonitos y con más valor ecológico de la Isla: El Parque Natural de Tamadaba. Hace mucho tiempo que viví allí, sí, pero imagino que sigue, bueno que al menos hasta ayer seguía, igual de bonito. Cuando he oído que ardía me ha venido a la memoria un librito que escribí en Las Palmas. Era el año 2006 y en algunos momentos del libro describí, de manera literal, lo que me sucedía en el instante. He buscado en mis recuerdos y … bueno, os copio un párrafo:

(…) La radio da las noticias de las seis. Las calles de París siguen tomadas por jóvenes en lucha contra la Ley de Primer Empleo. En Las Palmas, los trabajadores de Televisión Española están también en la calle reclamando la atención de Madrid. Cientos de personas serán despedidas si cierran ese centro de producción. Y los ecologistas se movilizan, igualmente, en contra de un proyecto de carretera que uniría Agaete con La Aldea de San Nicolás, por el impacto que una obra faraónica como esa pueda suponer al Parque Natural de Tamadaba, alegando que otra vía es posible. Alonso vuelve a subir a lo más alto del podium en Australia, y Sharon Stone repite en “Instinto Básico II”, única superviviente de la primera. (…)

No sé cómo acabó aquella batalla, ni si la carretera por fin se hizo. Aunque por el fuego de hoy yo diría que sí. Disculpen la maldad, pero no puedo dejar de relacionar ambas noticias. Lo siento (lo del fuego, claro).

tamadaba

Mi Yo Casa – última

¡Y ahora qué!

La grieta restaurada y la casa habitable inician la nueva etapa. Solas, desnudas sin protección de galeno alguno. Si compasiones determinantes ni efímeras. Al relente del tiempo.

Y ¿ahora qué hacer?

¿Dónde se mide la fortaleza de los muros? ¿En qué los ánimos del invadido? ¿Qué unidad refleja el valor de la permanencia? ¿Cual será la medida cautelar que conserve la estima?

Quizás hoy sólo estoy triste; hay días en los que una se encuentra cómoda en la tristeza.

P1030119b

Etiquetado , , , , , , , ,

Mi Yo Casa – 13

He de ser sincera: hubo otro miedo. Quizá menos cierto, no sé si justo. Cuando la grieta restaurada salió afuera y la pared empezó a mezclarse entre paredes. Cuando comenzó a crecer el pelo.

No fue fácil volver al entorno forzoso y cotidiano, reconocer la normalidad de lo ajeno, asumirlo. Despegarse de las batas blancas de los dioses.

Jamás me sentí más insegura, nunca dejaré de ser un principiante.

muro

Etiquetado , , , , , , ,

Instantes

Placeres en menos de un minuto!

 

El Huerto el pueblo

Etiquetado , , , , , , ,

Mi Yo Casa – 12

En dos ocasiones tuve miedo. Una: miedo a que la grieta continuara creciendo y el frío o la lluvia me impidiesen seguir en la casa. Miedo a perder mi autonomía. Duró poco. Una mala noche y un pensamiento desafortunado al despertar. Mejor.

La otra me dolió más. Pensé que la grieta me vencía, que mi casa se iba al suelo inevitablemente. Un intruso hizo tambalear mi organismo y desapareció toda la protección que me brindaban los muros. Ese instante fue más largo, varios días. El tiempo justo para despedirme de las cosas, de los sitios, de los míos, …

Después abrí la puerta, deje que entrase el desapego y … se fue el miedo.

fuentes 674b

Etiquetado , , , , , , , ,