ANTÓN PIRULERO

La cancioncilla doblaba la esquina antes que ella: “Antón, Antón, Antón pirulero…”  Ausente de todo, de todos.  “…cada cual, cada cual…”  Cada día encerrada en el mismo mantra,  “…que atienda su juego…”  en la cola del pan, en la sala de espera del ambulatorio…  “… y el qué no lo atienda…”  la insistencia llegaba a ser molesta.  “…pagará una prenda…”  Llevaba gafas oscuras y mangas largas. Siempre sola.  “Antón, Antón,…”
La letrilla de las narices te cambiaba de acera.  “…Antón pirulero,…”  Ojalá se callara. “… cada cual, cada cual…”  Fastidiaba encontrártela. “…que atienda su juego…”  Molestaba oírla. “… y el qué no lo atienda…” ¿Por qué no se quedará en casa? Mejor sería no verla.  “…pagará una prenda…”
Un día ya no salió.

757 mujeres asesinadas en los últimos diez años

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: