Sol de otoño

EquinoccioOtoo2014pradosamarillos

Un día, de repente, te das cuenta de que tus propósitos no se corresponden con las estaciones. De que los compromisos son sólo eso: compromisos. Descubres el placer de remover la tierra con las manos desnudas, y de plantar claveles a destiempo… si hubiera un tiempo de claveles. Y de que estas feliz aquí, y no en Roma, en tu espacio silvestre rodeada de rucas.

Un día, de repente, te arrellanas en el jardín a ver pasar las intenciones, a disfrutar de no hacer. Y gozas mientras esperas con deseo la tarde. Sabes que un cumplido es un acabado perfecto y que el sol de otoño no te ciega la vista aunque lo mires de frente.

Anuncios
Etiquetado ,

2 pensamientos en “Sol de otoño

  1. Maria Pilar Valero dice:

    ¡Qué bonito! Me encanta esa luz de otoño, le da a las cosas un color especial.
    No sé cómo me ha llegado, pero me alegro de poder leerlo y me pregunto ¡Cómo no he leído todo esto antes?!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: