Gestos

Le pareció reconocerla pero no se atrevió a preguntarle. Un pañuelo a la cabeza resulta tan infranqueable como la puerta cerrada de un armario. Sus mejillas sonrosadas delataron la irremediable, igual que absurda, necesidad de equivocarse. Pero un gesto de asentimiento y las respuestas en los campos profesión y domicilio confirmaron sus sospechas.
La palabra compasión le ruborizó el corazón solo un instante, apunto estuvo de desecharla por obscena, hasta que se arriesgó a mirar, alzó la vista y permitió a su pensamiento cambiar rubor por poesía.

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: