Mi Yo Casa – 13

He de ser sincera: hubo otro miedo. Quizá menos cierto, no sé si justo. Cuando la grieta restaurada salió afuera y la pared empezó a mezclarse entre paredes. Cuando comenzó a crecer el pelo.

No fue fácil volver al entorno forzoso y cotidiano, reconocer la normalidad de lo ajeno, asumirlo. Despegarse de las batas blancas de los dioses.

Jamás me sentí más insegura, nunca dejaré de ser un principiante.

muro

Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: