Archivo de la etiqueta: amor

Añoranzas

2017c

 

 

Me gustaría decirte mañana
que aún te sueño
-si te viera-.
Me gustaría decir mañana
con quién quiero
-si me oyeran-.

 

 

Anuncios
Etiquetado , ,

Un deseo

Me gustaría verte hoy; que tus pasos te trajesen a mi puerta. Fundirme contigo en un abrazo. Abrir un vino, soplar las velas. Y decirte al oído que se adivina… la primavera.

Etiquetado ,

Traje de novio …11/11

Y el último 11/11

 

                                                                 …  ¿Y cómo se tiene en pie este tío? ¡Si parece que no tenga fondo! No hace más de dos horas que salíamos de aquel antro y está como una rosa. Pues que yo sepa meterse no se mete nada, lo llevará en los genes. «Hacemos los tratos que quieras, le dije, pero con las drogas no trago»… Me ha gustado conocerle, y me viene bien; cuando salgo con él Teresa se queda tranquila, no replica ¡Si ella supiera! Lo dejamos bien claro desde el principio, ni tú me delatas ni yo te delato, y tan amigos. Tampoco es que salimos tantas veces juntos, alguna escapadita de vez en cuando, una tarde de fútbol, una noche de copas, poca cosa… La de ayer sí que fue gorda. Pero había excusa. Una despedida de soltero ¡es una despedida de soltero!, y hay protocolos que no se pueden saltar por muy cuñado tuyo que sea el novio. No pensaba yo que nos iba a tumbar a todos… ¡Uf! La cabeza me estalla. Voy a salir en las fotos con gafas de sol. Da igual, ¡a ver quién es el guapo que se las quita!… ¡Ay hermanita! Que te han pillado, con lo rebelde que has sido siempre. ¡Se te ha pegado cada cosa! Éste es noble. Se nota que te quiere. ¡Hombre…! Algún accidente ferroviario ha tenido, que somos humanos. Un desliz lo tiene cualquiera; pero tranquila hermanita, ha sido de cintura abajo que yo también sé de eso. Entiéndeme, no te lo puedo contar todo… No acabo de ver las prisas. No creo que estés preñada ni que hubiera que correr por eso. Me extraña, además, ¿para qué queríais saber lo de la ley de separación de bienes, si al final no os habéis esperado?, ya le dije yo al Indio que no entraba en vigor hasta que se publicara en el BOE, y eso será el mes que viene. Digo yo que por un mes, tampoco era esperar demasiado. En fin, vosotros sabréis… ¡Ay Dios! ¿Te lo dijo?…

Etiquetado , , , , , ,

Traje de novio … 10/11

(10/11)

                                                                      …  ¿Qué necesidad teníamos de pasar por esto, mi vida? ¿Acaso no estamos bien? Para qué tanta historia de boda y banquete; con el dinero que nos va a costar hacíamos la reforma en la cocina. Total, para contentar a tu madre, que al fin y al cabo otra razón no hay… Claro que mis papeles estarán más rápido, pero eso no importa; se trataba de acercarnos a Galicia, buscar la partida de nacimiento de mi abuelo y punto ¡los papeles! Pero no, había que casarse, pues nada, nos casamos. Casado o soltero te quiero igual, ya te lo dije; lo supe en cuanto te conocí. La primera vez que te vi se me encogió el ombligo. La mujer de mi vida… ¡Hoy sí!… Lo peor de todo este traje, nunca pensé que me pondría otro desde el que me prestó el gabacho. Me venía pequeño pero dio el pego. Con tanto folleto vacacional y aquella ropa prestada, entré como ejecutivo de vacaciones… Con la corbata no trago, cariño,  aunque te empeñes… Ha sido  una suerte conocerte. Las cosas me han ido bien. Tus amigos me acogieron en su casa y se  hicieron los míos. Me dieron una silla en su mesa… Recuerdo cuando Riki llegó con un jamón y un cuchillo bien afilado y los plantó en el poyo de la cocina. «Cuando se acabe pondremos otro», yo sabía lo grande que era un jamón porque había cuidado cerdos. Cada vez que pasaba  cortaba un tajo y ¡lo mandaba pa´dentro! Todos los caminos llevaban a la cocina, ¡qué bien olía! Aquel y el siguiente, y el otro, porque siempre había un jamón y una botella de vino para el Indio. Así fue como empezó a llamarme, y a mí me gusta…  ¡Uf!… ¡Vaya susto te has dado! Hazme otra anda, si serán aburridas estas fotos…   No me lo creo aún, acostumbrado como estaba a caer de espaldas y partirme la nariz… ¡no me esperaba esta suerte!…Cuando veía pasar un avión, entre el humo de las cañas, contaba los días que me faltaban para volar a mí. Salí…  ¡Y le ha entrado un clavo a esta tierra, que no habrá Dios que lo saque!… Y si tú quieres que nos casemos, pues nada, nos casamos; eso sí, cuanto antes, antes que cambien las cosas; ya que lo hacemos hagámoslo bien, no vaya a ser en balde… Qué culpa tiene la estaca si el sapo salta y se ensarta

//

Etiquetado , , , , ,

Traje de novio … 9/11

(9/11)

                                                                                         …  ¿Qué pensará el viejo verde que no hace más que mirarme el escote? ¡Sí no paras, le contaré a tu mujer de qué me conoces! ¡Vaya por Dios! No había tenido tan cerca al Alcalde con la ropa puesta. No te pongas nervioso, Alcalde, ¡qué no muerdo! Se creía el Indio que me iba a faltar valor, no me conoce. «Que no tengo más familia que tú». Pues aquí me tienes; y si hubieras ido a la iglesia igual, yo te llevo al altar y donde haga falta, cariño. Que a mí no me ha tratado nadie como lo has hecho tú. ¿Te acuerdas cuando nos presentó María? «Te presento a mi novio». ¡Qué guapo me pareciste! Las ligas que hemos hecho después tú y yo. Como hermanos ¿eh? Como hermanos nos hemos llevado siempre, que ella era mi amiga antes que tú y no la traiciono ni por todo el oro del mundo. Bien que lo sabe. Pero estar lejos une mucho. Las lágrimas que habremos soltado a pie de barra. Y esas veces que me has llevado a un domicilio. «Cualquier problema me llamas, que estoy aquí abajo» Sin chulerías hermano, eso no tiene precio… Para ti la amistad es lo más grande… Se te humedecían los ojos cuando me contabas cómo habías entrado después de que te echaran del aeropuerto. «Siempre hay desconocidos generosos, me decías, vecinos de un primo que conoce a un hermano que cuentan que un día quiso cruzar». La de veces que he escuchado aquella historia tan distinta y tan igual a la mía. «No te mortifiques Reme, me decías, si estás aquí es porque quieres»,  y tienes razón. Yo salí de mi tierra por hambre y cuando tu novia me encontró en aquel piso estaba molida a golpes. Te quedas porque crees que no te mereces nada, que es lo mejor que vas a conseguir… Ella me enseñó que no era así y me ayudó a salir, me juré que un hombre no me volvía a poner la mano donde yo no quisiera… Aquí aterricé porque quise. Estoy bien. Es difícil, pero me cuidan. Si un cliente no me huele bien ¡puerta!… Ya tengo un dinerito ahorrado para buscar otra vida, pero chico ¡ésta me gusta! Y no me digas tú a mí que no es más legal cobrar en dinero que en favores. Luego las putas nosotras… ¡Virgencita! Si es que me desparramo… ¡A ver Reme, saca pecho que te están enfocando!…

Etiquetado , , , ,

Traje de novio …8/11

 (8/11)

                                                                           … ¡Qué nervios! Espero que los tacones no me traicionen… ¡Y a ti tampoco Alcalde, que no es tan grave…! Se me ha olvidado lo que tengo que decir, y eso que lo escribí yo. Menos mal que el pie me lo da él… Que no vaya delante ni detrás de ti… ¡No! Así no era. ¡Ay! ¿Qué coño decía yo?…  Otra vez, ¡dichoso velo! No hace más que engancharse… Que la vida nos permita caminar a la… ¡No me acuerdo!… Algo saldrá mal, seguro, tantas prisas. Fue decírtelo y lo cogiste al vuelo, tampoco era preciso correr. En fin, ya estamos aquí… ¿Llegará a tiempo el catering? ¡Ay…! Que lo traigan todo. ¡Por Dios que no se retrasen!… Espero que no se olviden los jamones, les advertí que quería jamones enteros, que quiero verlos cortar… No para de llover. ¿Habrán llegado todos? No he visto a los franceses. ¿Y el autobús? No estaba en la plaza ¿Se habrá perdido?… ¡Vaya boda lluviosa, nos vamos a poner perdidos! Qué voy a hacer contra eso no puedo. Confío en que para el baile escampe… Que no caminemos uno delante ni detrás del otro… ¡No, tampoco! ¡Ay madre, qué despiste!… Y este vestido… pero si me aprieta tanto que no puedo respirar; pues no dicen que casarse adelgaza, ¡será a otra! Antes casi me lo piso, no me he caído de milagro. Demasiado largo, es verdad… Él sí que está guapo, ¡y no quería traje! Si es que le sienta todo tan bien… Que mi caminar no sea delante ni detrás tuyo… ¡Tampoco! ¡Por Dios!… Las fotos van a quedar preciosas; el tío se está esmerando, se fija mucho…. le cuesta encuadrar, hasta tiene tiempo de leernos el pensamiento… ¿No me fallarán en el hotel? Les dije que reservaran una planta entera, a ver si se va a quedar alguien sin sitio para dormir… Mira la abuela, pues no está llorando, ¡Abuela, que me vas a hacer llorar a mí!… ¡Por favor! ¿Qué tenía que decir yo? Si no me acuerdo…  Este fotógrafo enfoca y siento que me desnuda; como si me viera por dentro. Me está poniendo nerviosa; venga, venga, pase usted con el objetivo a otro, a la Reme mismo, que está guapísima…

Etiquetado , , ,

Traje de novio … 7/11

(7/11)

                                                                   …  Qué enamorada se ve. No me extraña con lo bueno que está. ¡Qué no! que no puedo verlo como un hombre cualquiera, que es el novio de mi amiga y no estaría bien. Pero es que… ¡está tan bueno que duele! ¿Has visto qué culito? y qué espalda ¡Dios qué espalda tiene!  Se ven felices, qué envidia… ¡Ay! ¿Me he venido sin pañuelos?, a ver. No, en el bolso tampoco llevo, si no cabe nada; pues la he hecho buena con lo llorona que soy. Cuando les oiga el «sí quiero» no me voy a contener… Ojalá estuviera ahí delante… Pensaba que no se casarían nunca, que lo suyo no era tradicional, pero mira, al final todos claudican… ¡Qué guapa está! Si parece una princesa. Y él también ¿eh? ¡Si es que tiene una percha! ¡Vaya percha! ¡Y qué labia! Tan meloso y tan dulce. ¡Ay…! ¿No tendrá un hermano?… La verdad que ha tenido suerte, hombres así no quedan, ya me alegro por ella. Detallista… le llegan rosas cuando menos lo espera. Comprensivo, lo tiene todo, y por lo que me contó en la cama… ¡Uf…! Para… para. Y lo que nos reímos con él, tiene cada salida… ¿A quién le tirará el ramo? Que me lo tire a mí. Dicen que de una boda sale otra boda, que me lo tire. Ya tengo ganas de algo serio. No me quejo, he tenido lo que he querido, pero cuando las amigas empiezan a casarse… entra un no sé qué…   ¡Ay el velo! Que se le engancha el velo. Le decía yo que esos pendientes eran muy largos; pero ella nada, «que los quiero lucir, que me los envió mi suegra». Pues nada, a lucirlos. Si es que el velo sobra en una ceremonia civil, no hace falta ir tan de novia. Pero le hacía ilusión: «de novia, quiero ir vestida de novia» ¡Pues de novia!… No me esperaba eso de ella, la verdad. Tampoco que la vería sentar cabeza, mucho menos establecerse en el pueblo. Me contó que han dado la entrada a un piso, firman en un par de semanas;  aún no lo saben sus padres. Ya me lo enseñará cuando vuelva de su luna de miel… Qué emocionada estaba…  ¡Hágame otra caballero, que tenía los ojos cerrados! Y una más de cuerpo entero, que me tengo que vender. ¡Con lo guapa que voy!… Espero que a partir de ahora nos sigamos viendo igual, «claro que sí, que tonta eres»…

Etiquetado , , , ,

Cobardía

http://ilusionesopticas.org/impresionante-arte-optico-con-sombras/

——

——

——-

No te esfuerces, cariño, en contarme mentiras, que ahora ya sé creer en las mías.

Etiquetado , , ,

Amor

Las estrechas camas de hospital provocan vértigo. También las paredes inanimadas y las batas blancas. Teresa, apoyándose por primera vez en su hija, bajó al suelo, metió los pies en unas suaves zapatillas y con la mirada perdida de debilidad se puso derecha. La habitación apestaba a remedios y sábanas limpias. Panaceas inútiles ante la vejez.

Las ruedas del pie de gotero las ayudaron a llegar al baño sin mayor dificultad, despacio, eso sí, con la agilidad con que camina un corazón cansado.

La imagen que vio en el espejo no era suya, ni las ojeras, ni los surcos eran suyos. Ni era ella la mujer abatida y cetrina que se dejaba desnudar.

Con mucho cuidado, su hija, la sentó en el taburete de la bañera, levantó sus piernas y las metió en la tina.

─ Hay que ver a lo que se llega ─ dijo Teresa, ocultando las lágrimas que querían aparecer por esos ojos rendidos de amargura.

─ Te recuperaras ─ contestó la más joven, mientras dejaba caer el agua caliente por el cuerpo blanco de su madre. Y deseó estar en lo cierto cuando sus manos enjabonadas recorrían las lorzas de la edad. Con caricias sacó de la piel dos días de cuidados intensivos y la enjugó en un abrazo de algodón. Besó su flácida mejilla y cerró los ojos.

Etiquetado
Anuncios