Archivos Mensuales: mayo 2012

Traje de novio … 6/11

(6/11)

                                                       …  Porque eres tú, tronco, que si fuera otro… ¡me iban a pillar a mí en esta  movida! ¡Menuda chapa!… ¡Joder, Indio, t´an trincao!… ¿También fotos? A mí ya me han hecho muchas, de frente y de perfil, de las dos. ¡Apúntale  a otro, tío!… ¿Quién lo iba a decir el día que llegaste?… Parece que te estoy viendo cuando te colaste en la zanja, ¡la fumata que teníamos montada!  «Que rule», dijiste, y ruló; si parecía que te iba el rollo, tenías toda la pinta. Pero cuando pillaste el peta… ¡Entiéndeme coño! ¡Delante de los colegas… lo hiciste mierda!, ¿cómo iba a quedar así?… Salimos a la calle, y la peña detrás, que aún no había nacido quien mirara de frente al Rana… ¡Chupé de hostias! Lo dejaste bien claro… Lo que no me esperaba es lo que vino después… ¡Me comiste la chola tío! En lugar de arrestarme nos fuimos al pueblo. Pasamos la noche de pafeto en pafeto, mientras nos quedó guita.  Cuando volvimos me pusiste a cargo de la carpintería. Me pareció mentira… Aprendí el oficio y, no te lo he dicho, cuando salí empecé a trabajar con el carpintero del barrio, al lado de casa… ¡Otra! ¡Que tengo queli!, que tampoco te lo he contado. Nos hemos pillado un piso yo y mi chati, ya vendrás… Y no voy de broncas, ¿pa´qué?,  salimos a privar pero de tranqui. Ya nos correremos una…

Anuncios
Etiquetado , ,

Traje de novio … 5/11

(5/11)

                                                                 …  «Te voy a pintar un poema», le decía, ¡será cabrón!  No hay mujer que se resista a tanta zalamería. Se las saben todas. Mira que hemos ido de fiesta juntos y siempre lo mismo, él rodeado de tías y yo mirando como pasmarote. No tiene límite… Hasta por el cuartelillo hemos pasado, ¡anda que no le dolió! Por poco se la juega. Si es que hay que saber a quién le quitas la novia hombre. Ha ligado mucho, se lo rifan. Pero eso sí, ella le entró por el ojo el primer día que la vio. «Hoy ha salido el sol en la masía», dijo cuando María empezó las prácticas. Cada día lo terminaba entrando a su despacho, no paró de insistir hasta que la invitó a cenar… Los chavales le quieren parece mentira. Cuando llegó teníamos un grupo conflictivo; lo peor que nos han enviado desde juzgados, y hay que ver cómo se hizo con ellos en dos días. Fue el primero que se enfrentó al Rana. «Llevo encima mucho hollín de cortar caña, me dijo, a mí este tío no me achanta» Se puso a su altura al momento, aceptó su provocación y llegaron a las manos. Desde entonces es un dios para el Rana, lo respeta, y como él todos. Lo que el Indio dice va a misa. Han cambiado mucho las cosas… Se ha traído alguno a la boda, les he visto ahí atrás, ¡qué formalitos! Quién lo iba a decir… ¡Ojo con la cámara tío! No la descuides y tengamos un disgusto, que no me fío… Sonrío, sonrío tranquilo…  He de reconocer que al principio fui un poco escéptico, no me convencían mucho sus artes, pero pronto lo vi. Cómo cambia un chaval cuando le das responsabilidades. Ha revolucionado el centro y nunca se lo agradeceré bastante. «En la mejor escuela, me decía, he aprendido en la mejor escuela: la calle». Eso sí, con los papeles no pudo, mira que le insistimos en que todo había de quedar sentado, que tenía que pedir las cosas por escrito; y él que no, que no iba a perder el tiempo en boberías. No hubo forma…